Especial Estados Unidos: ¿qué destino es el ideal para cada viajero? 

En el top 3 de las preguntas sobre viajes que más nos lanzáis hay una clara vencedora: ¿qué parte de Estados Unidos debo incluir en mi ruta?, ¿qué me ofrece X ciudad que no me ofrezca la otra? Y es que en Nomadflight sabemos que es uno de esos destinos que suele estar marcado en la lista de sueños por cumplir. Pero no siempre es fácil tener claro qué experiencias nos ofrece cada uno de sus estados y ciudades. Como casi siempre, va a depender del tipo de viajero que seamos, de la compañía y hasta de la disponibilidad temporal que tengamos para viajar. ¡Toma nota de este especial Estados Unidos con el que lanzarte al sueño americano!

Especial Estados Unidos: Costa Oeste

Una de las primeras lecciones básicas a la hora de organizar un viaje a Estados Unidos es que el país se divide en dos grandes zonas, la Costa Oeste y la Costa Este, cada una con su historia, sus estados y particularidades y por qué no, su eterno debate sobre cuál de las dos es mejor. 

Uno de los principales atractivos de la Costa Oeste son sus míticas rutas de carretera (aunque también podrían hacerse en avión) en la que podemos ir visitando sus principales ciudades. Lo más impactante aquí es la diversidad de paisajes que podemos encontrarnos. Desde zonas desérticas como las de Joshua Tree hasta impresionantes bosques de secuoyas en San Francisco. Si tienes en mente un viaje todoterreno y de aventura esta es tu costa.

Especial Estados Unidos: Los Ángeles

La meca del cine, a la que tantas personas acuden para alcanzar la fama es la segunda ciudad más poblada de Estados Unidos y la mayor del estado de California. En ella se vive en un eterno verano y eso se nota en el ánimo de sus habitantes, ¡uno siempre se contagia de esta felicidad! 

Además de hacerte la clásica foto junto al letrero de Hollywood otras visitas imprescindibles en Los Ángeles son su pintoresco Paseo de la Fama, en el que te encontrarás con el Teatro dónde se celebra la gala de los Óscar o Santa Mónica y su paseo marítimo, en el que se encuentra el punto final de la mítica ruta 66 y en el que se han grabado series míticas. Este conecta con Venice Beach, otra playa famosísima en la que disfrutarás viendo a la gente haciendo todo tipo de actividades como surf, skate o patinaje y en la que es fácil enamorarse de sus casas rodeadas de canales.

Aprovechando que estéis por la zona, lo mejor para sentirse cómo aquellos jóvenes de Sensación de Vivir es un tour para conocer la costa californiana a fondo. Allí veréis (y también se pueden probar) las mejores playas y zonas costeras de Los Ángeles, con el clásico trío de ases incluido: Venice Beach, Santa Mónica y Marina del Rey.

Como plan inolvidable, os recomendamos también ver la puesta de sol y cómo se ilumina la ciudad en el Observatorio Griffith. Este se encuentra en lo alto de una colina y te sonará porque allí se rodó parte de la película Lalaland. 

En Beverly Hills, podrás vivir una experiencia de compras al más puro estilo Julia Roberts en Rodeo Drive, dónde se encuentran las principales tiendas de lujo. También visitar hoteles como el Chateau Marmont o el Beverly Hills, llenos de anécdotas de huéspedes ilustres. Y si sigues con ganas de famoseo, incluso puedes apuntarte a uno de sus clásicos tours por las casas de los famosos. 

La zona de Downtown es perfecta para culturetas y es que allí, además del Ayuntamiento, se puede disfrutar de museos como el Broad o el LACMA, el más grande de la zona oeste, del auditorio Walt Disney Concert Hall o del estadio de los Lakers y los Clippers. ¡Las opciones de ocio en la ciudad nunca tienen fin! 

Otros barrios menos turísticos y llenos de jóvenes alternativos son Los Feliz o Silverlake, lleno de cafeterías hipsters, librerías y tiendas de segunda mano. 


San Diego

Aunque esta ciudad californiana es muy versátil, la recomendamos especialmente para viajes en familia. Al estar tan cerca de México, San Diego, tiene un mix de culturas muy interesante y sus playas, con la Jolla como protagonista, son uno de sus principales atractivos. De hecho se organizan tours para ver varias en una misma jornada. 

Como experiencias top, podréis practicar senderismo en la Montaña Cowles, el pico más alto de la ciudad o en Mount Woodson. A los niños les suele encantar el parque Legoland, el Museo del Aire y del Espacio y el Old Town, una zona en la que visitareis edificios del primer asentamiento europeo. 

El avistamiento de ballenas es otro imprescindible, así como la visita a Isla Coronado para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad o al Parque Balboa, lleno de museos y un precioso jardín botánico.

Y para disfrutar de la mejor comida mexicana, tenéis que ir a Barrio Logan y teniendo en cuenta que San Diego es la capital estadounidense de la cerveza artesanal, ya os podéis imaginar cuál es su bebida estrella. 

San Francisco

Después de Los Ángeles, San Francisco es la ciudad más importante de California, sobre todo en lo que respecta a historia y oferta cultural. 

Aunque lo normal es moverse en coche prepárate para alucinar con sus infinitas cuestas cuando te toque hacer turismo a pie. La calle más famosa es sin duda Lombard Street, con sus curiosas curvas y llena de flores. Después de una buena caminata es un planazo sentarse en Dolores Park, frente a las Painted Ladies de Alamo Square, unas exclusivas y coloridas casas de estilo victoriano. Como curiosidad, te contamos que, una de esas casas era la de las gemelas Olsen en la serie “Padres Forzosos”. 

Una de las actividades que más triunfan es la visita a la isla de Alcatraz, con la cárcel como principal atractivo. Y antes o después de ese ratito, os recomendamos dar un buen paseo por Fisherman’s Wharf, el puerto en el que podréis jugar con recreativos, hacer fotos a los leones marinos del Pier 39 o disfrutar de los platos estrella de la zona como el clam chowder, una sopa de almeja que se sirve dentro de un pan casero redondo.

¡Ah! Y un buen aviso a navegantes: nunca te olvides de ir bien abrigado en esta ciudad. Hace unos cuantos años, el escritor Mark Twain advirtió que “el invierno más frío que he pasado fue un verano en San Francisco”. Y es que la niebla es un habitante sanfranciscano más. Te recomendamos tener muy en cuenta el clima cuando quieras acercarte al Golden Gate, el puente rojo que es todo un emblema de la ciudad, que se visita de maravilla desde un tour en barco. 

Para los más deportistas, el plan perfecto es alquilar unas bicis que os lleven hasta Sausalito, una mini ciudad que se encuentra al otro lado de la bahía y que es famosa por sus casas colgantes y su ambiente bohemio. 

Dos de sus barrios más pintorescos son Mission District, la zona latina por excelencia y Castro, el barrio dónde se iniciaron en 1969 las reivindicaciones por los derechos homosexuales.

Las Vegas

Si hay una prueba de que el ser humano puede hacer todo lo que se proponga, esa es sin duda Las Vegas. La ciudad se ha ido desarrollando en medio del desierto y gracias a infinidad de obras y construcciones faraónicas. 

De hecho, lo primero que deberías saber de la ciudad es que hay una “antigua Las Vegas”, Fremont Street, con una zona peatonal de lo más bizarra (lo que verás aquí lo verás en pocos sitios del mundo) y la “zona nueva”, el Strip, que empieza con el mítico cartel de “Viva Las Vegas” (foto imprescindible del viaje) y que termina en la zona en la que están los hoteles más famosos. Justo aquí es donde se puede ver el espectáculo de la Fuente del Bellagio.

Imitado con éxito desigual en muchas partes del mundo, tiene más de 1.200 surtidores que lanzan agua a unos 140 metros de altura sobre un lago artificial de más de 3 hectáreas mientras suena música a todo trapo. Ya sabes, ¡aquí todo se hace a lo grande! 

La experiencia entre las experiencias de Las Vegas es probar suerte en sus casinos. Lo más curioso es que casi todos los hoteles están conectados y puedes ir recorriendo uno a uno mientras visitas las diferentes zonas de juegos. Las pool parties, los musicales o la visita al Museo del neón tampoco defraudan. ¡Larga vida a  Las Vegas! 

Especial Estados Unidos: Costa Este

¡Atención, urbanitas! La Costa Este tiene todo lo que buscáis: rascacielos, restaurantes de lujo, zonas financieras, inmensos parques, cultura, deporte, ajetreo del bueno… Si en el Este se respira un ambiente más informal y relajado, a grandes rasgos podríamos decir que esta parte del país es algo más elitista y con un carácter mucho más europeo.

Nueva York

De la ciudad más poblada de Estados Unidos se puede decir poco que no se sepa ya. Y es que, la hayas visitado o no, gracias a su omnipresencia en el cine, la gran manzana te resultará familiar (e impactante al mismo tiempo) desde que pongas un pie en ella. 

Los planes nunca cesan y es que por algo Nueva York es la ciudad que nunca duerme. Puedes perderte paseando por Central Park y la Avenida de los Museos (dónde se encuentran el MET y el Guggenheim) y acabar tomando una hamburguesa con bloody mary en el mítico JG Melon. Para desafiar al vértigo y vivir una experiencia única tienes observatorios como el Top of the Rock, el del Empire State, The Edge o el más reciente, el tan instagrameable One Vanderbilt. Y ya que vas, no lo dudes y organiza un tour en helicóptero y ve a visitar a la Estatua de la Libertad, ¡te va a alucinar! 

Para ser prácticos, os recomendamos dividir los días en rutas por barrios. Desde la zona financiera, con su emocionante homenaje a las víctimas del 11-S a los contrastes de ChinaTown y Little Italy, la zona comercial de Nolita y Soho (imprescindible un recorrido por Bleecker Street), Chelsea para visitar las casas de Friends y la de Carrie Bradshaw, la zona residencial del Upper Weast Side y sus mercadillos de domingo o el Upper East Side con su majestuosa Quinta Avenida. 

El centro de Nueva York, midtown, está coronado por Times Square y sus neones, visita imprescindible. En esta zona tenéis también grandes puntos de interés como el Moma, Bryant Park, la Biblioteca Pública, los principales rascacielos…

Una de las ventajas del estado de Nueva York es su red de transportes y es que te podrás ir moviendo por los distintos “boroughs” o condados de manera rápida y sencilla. Además de Manhattan, otras zonas como Brooklyn o Queens tienen mucho que ofrecerte. Desde el famoso puente al barrio de Williamsburg o el mágico Coney Island en el caso de Brooklyn a el museo Noguchi o las vistas del Gantry Plaza State Park en Queens. 

Pero si algo debe quedarte claro de Nueva York es que es una de esas ciudades que uno querría visitar una vez al año. Está en constante evolución y cada visita te parecerá siempre la primera. 

Chicago

¿Alguien ha dicho Cheeeesecake? Sí, esta ciudad del estado de Illinois es famosa por su tarta de queso. Pero su fama no vive solo de endulzarnos. Es la tercera ciudad más grande del país y puede apreciarse en su moderna arquitectura, en su riqueza cultural y sus amplias zonas verdes, que sirven de oasis después de una dura jornada de turismo. Y por supuesto también en su curiosa gastronomía, con la pizza deep dish como principal reclamo. Se diferencia de la tradicional en su masa, similar a la del pastel y su extra de queso en la base. 

Con estas premisas que os contamos se configuran las principales experiencias que se pueden vivir en Chicago

  • Un tour de arquitectura que comienza en Chicago Pedway, una red de túneles que conectan rascacielos, tiendas, hoteles y estaciones de tren del distrito central y que continúa por el Ayuntamiento y por el Chicago Riverwalk que alberga edificios míticos como el Marina Towers, Reid Murdoch y la Tower Willis. Desde aquí, seguirás descubriendo la preciosa arquitectura de la ciudad contemplando edificios como el Wrigley o el Chicago Tribune, el corazón del periodismo en la localidad. 
  • La visita obligada a Millenium Park que junto al Maggie Daley Park, la Buckingham Fountain, el Art Institute of Chicago y el Museum Campus, forma parte del Grant Park. Este reúne exposiciones artísticas, amplios jardines,  música en directo y obras de teatro al aire libre y cuenta con esculturas tan curiosas como la “Cloud Gate” con forma de judía. 
  • Puede que nunca haya entrado en tus planes recorrer en barco el lago más grande de Estados Unidos pero en este viaje vas a poder hacerlo. El paseo por el Lago Michigan es perfecto para disfrutar de otra perspectiva del skyline de la ciudad mientras sientes la brisa en la cara, ¡planazo! 
  • También se puede hacer un tour gastronómico para ese día que solo quieras dedicar al disfrute. Su diversidad cultural le ha permitido desarrollar una cocina llena de influencias extranjeras que probarás en el barrio de River North, lleno de restaurantes y puestos de comida con perritos calientes, sandwiches de ternera al estilo italiano, pizzas y bien de dulces. ¡Ese día no cuentes calorías! 

Y para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad, destaca el Willis Tower. Y es que en su planta 103 tiene unos miradores de cristal con los que disfrutar de una perspectiva única. 

Nueva Orleans

Imagina mezclar lo mejor de la cultura caribeña, la estadounidense, la francesa y la africana…¡el resultado es la magia de Nueva Orleans

El núcleo de la ciudad es su barrio francés y más concretamente Bourbon Street, llena de ocio con sus restaurantes y cafeterías. Fíjate también en la arquitectura de esta zona porque la mayoría tiene autoría española. Y si queréis escuchar música local en directo, nada mejor que Preservation Hall, también dentro de este barrio. 

Y siguiendo con los barrios, tampoco os podéis perder Tremé, el barrio negro más antiguo de Estados Unidos. Si quieres conocer a fondo la historia de la comunidad, os recomendamos el tour de dos horas que cuenta la historia del Ku Klux Klan y la Guerra de Secesión. Además, visitarás las casas criollas de la zona y el parque Louis Armstrong. 

Para conocer la gastronomía criolla, una experiencia que podéis elegir es un tour gastronómico en el que podréis probar platos típicos como el “Gumbo”, una sopa con ingredientes como el aceite, la mantequilla, la harina y una buena mezcla de verduras, carne o marisco o el “beignet”, un dulce típico de los desayunos sureños. Y por supuesto, también se explora el famoso “The French Market”, el mercado público más antiguo de América. 

También se puede pasear por la plaza Congo Square, símbolo de la época en la que se traficaba con esclavos. Y es que Nueva Orleans fue la única ciudad del sureña que permitió a los esclavos reunirse en público y tocar su música nativa. Lo hacían los domingos y en este lugar tan especial. Y si queréis seguir profundizando en esta época de la historia americana también se organizan excursiones a la plantación Oak Alley en las que se relata cómo era la vida en tiempos de esclavitud.

¡Y hasta aquí llega este recorrido exprés por Estados Unidos! Estaremos atentos por si os surgen más dudas a resolver. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

En NomadFlight (Titularidad de Nomad Flight S.L.) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de publicar tu comentario en la web. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, posición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a info@nomadflight.com. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control (AEPD). Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de privacidad